MENTE

woman-2197947_1920

MENTE

DINAMISMO

• Las funciones cognitivas se centran en el dinamismo de la mente en el acto de percibir y, en consecuencia, de aprender: una mente dinámica va en contra de la estática y desarrolla mecanismos continuos de percepción selectiva de los elementos de la realidad, en constante cambio.

• Un equipo de investigadores de la Universidad de Illinois destaca que nuestro cerebro produce nuevas células incluso en la edad adulta y que la actividad física constante los mantiene activos, disminuyendo el deterioro degenerativo.

• Entrenar nuestro cerebro significa no descuidar la interacción social, eliminar el estrés que puede causar alteraciones en la materia cerebral, especialmente si es constante, tener siempre nuevos objetivos, proyectos, intereses y pasiones.

• Una "mente clara" es dinámica e interactiva con la realidad, amplía el espectro de aprendizaje y, por esto, los individuos para mantener su bienestar mental deben mantener el cerebro en forma y saludable.

REGENERACIÓN

• El cerebro nunca descansa, incluso durante el estado de calma que nos acompaña cuando estamos completamente relajados o dormidos: cuando el cuerpo o la mente descansa, comienzan a desarrollarse otros procesos que completan los que se activa cuando estamos despiertos.

• A veces encontramos las respuestas que buscamos en nuestro sueño o podemos ver las cosas desde otro punto de vista después de descansar unas horas.

• Otras veces el proceso se activa incluso cuando estamos en silencio porque la ausencia de estímulos auditivos tiene casi el mismo efecto que el descanso; el silencio, en general, nos lleva a pensar en nosotros mismos y esto purifica nuestras emociones y reafirma nuestra identidad.

• Nuestro bienestar mental tiene dos puntos de referencia, el sueño y el silencio que producen grandes beneficios intelectuales y emocionales: dormir bien tiene un efecto beneficioso sobre las funciones cognitivas, y permanecer en silencio durante al menos unos minutos al día contribuye a la salud del cerebro.

 

VITALIDAD

• La vitalidad mental confiere la sensación de estar en contacto con el mundo y nos hace sentir conectados con nosotros mismos y con los demás.

• Para proteger la vitalidad mental, debemos aprender a manejar las emociones y mantener las facultades cerebrales al ritmo natural: con una mente vital uno percibe los detalles y percibe matices que de otra manera se escapan y la información que recibimos se recuerda de manera más vívida.

• En muchas circunstancias, la vitalidad mental puede distorsionarse o atenuarse: las necesidades no satisfechas, las situaciones difíciles, los períodos existenciales complicados se reflejan en el cuerpo y en el sistema nervioso en forma de tensiones en los tejidos conectivos.

• La vitalidad mental se nutre de la curiosidad por las novedades, el placer de hacer proyectos y soñar con nuevos escenarios de vida.

• Si uno se da cuenta de que la curiosidad tiende a disminuir, pueden introducir pequeñas innovaciones en su existencia, tal vez creadas intencionalmente, para mantener la sensibilidad de las percepciones y el bienestar de las facultades cognitivas.

 

EJERCICIO

• A veces podemos sentir el deseo de tener una mejor memoria, poder concentrarnos siempre rápidamente, ser más creativos u optimizar el razonamiento y fortalecer la lógica.

• Si el cerebro es "rápido", esto es ciertamente un placer: la investigación y las pruebas han demostrado cómo el estudio de los instrumentos musicales, la práctica de la meditación, el descanso y el sueño profundo, el movimiento físico, incluso a un ritmo lento, son todas actividades útiles para el cerebro.

• El cerebro es como un músculo que puede fortalecerse mediante el ejercicio mental, mientras que la inactividad provoca el debilitamiento de sus facultades. El estudio, la lectura, los pasatiempos y las pasiones son una cura para la mente, una práctica de bienestar para las facultades cognitivas.